jueves, 22 de enero de 2015

Fluido de supresión de incendios con garantía de cumplimiento de las regulaciones de gases fluorados (F-gas)

3M ha anunciado una garantía Blue Sky Warranty para sus agentes extintores de incendio Novec 1230 Fire Protection Fluid con el objetivo de respaldar la reciente aprobación de nuevas Regulaciones de gases fluorados (F-gas) en la Unión Europea (UE) y proteger la inversión de los clientes. 

El fluido Novec 1230 responde a la demanda de la industria de agentes extintores limpios y sostenibles como alternativa al uso de HidroFluoroCarbonos (HFC). 

Los HFC se ven afectados por la última regulación de gases fluorados de efecto invernadero, que entra en vigor en enero de 2015. Por el contrario, el fluido Novec 1230 supera lo establecido por esta y otras legislaciones. 




Para ofrecer tranquilidad extra a los clientes, 3M proporciona esta garantía global Blue Sky Warranty durante un periodo de veinte años en aquellas regiones con las normativas más estrictas. 

En marzo de 2014, el Parlamento Europeo respaldó una propuesta de la Comisión Europea para reducir el uso de HFC un 79 por ciento de los niveles de CO2 equivalente de 2009-2012 en 2030. Según la regulación, los fabricantes de HidroFluoroCarbonos tienen asignada una cuota de producción / importación. Como dicha cuota será en CO2 equivalente y los HFC incluidos en sistemas de extinción de incendios tienen uno de los índices GWP (global warming potential) más elevados para otros sectores, este borrador no favorece a los HFC incorporados a sistemas de supresión de incendio. Por lo tanto, tendrán un impacto más negativo que en otras aplicaciones. 

HFC-227ea, HFC-125 y HFC-236fa son los gases en el punto de mira de la regulación, mientras que el HFC-23 estará prohibido a partir del 1 de enero de 2016. La nueva normativa no sólo afecta a los niveles de emisión, sino también a la producción e importación de HFC. 

“Es un error pensar que la regulación de gases fluorados se puede descartar en función de los menores niveles de emisiones de HFC en tareas de supresión de incendios”, afirma Bart Goeman, business development manager de la División de Materiales Electrónicos de 3M. “La F-gas Regulation pretende reducir el uso de HFC, incluyendo su producción y exportación. Además, dado que los sistemas anti-incendios puede estar in situ durante más de veinte años, cualquier solución basada en HFC que se instale o adquiera en el futuro se puede ver afectada por la normativa. Por lo tanto, la compra de sistemas de supresión de incendios no sólo debe atenerse al precio, sino también a los costes de futuras recargas y al final de su vida operativa por retirada de servicio”. 

“Con Blue Sky Warranty, no sólo ofrecemos una garantía global para nuestro fluido de supresión de incendio, sino también un producto con el máximo nivel de rendimiento, efectividad, limpieza e inocuidad para las personas. Novec 1230 es la solución ideal para aquellas empresas que deseen “alejarse” de los HFC”, añade Goeman. 

3M Blue Sky Warranty 

Esta garantía comprende un periodo de veinte años desde la fecha de instalación de Novec 1230 Fire Protección Fluid de 3M en un sistema de supresión de incendio aprobado, sin restricción por uso de Ozone Depletion Potential (ODP) o Global Warming Potential (GWP). Así, 3M responde a los requerimientos de tratados internacionales, como el Protocolo de Montreal, la regulación europea de gases fluorados y la US EPA SNAP. 

3M Novec 1230 Fire Protection Fluid 

Este fluido ha sido desarrollado para reemplazar a HFC y halógenos y proporcionar el balance perfecto entre seguridad, rendimiento y sostenibilidad. Con un excepcional perfil medioambiental, este agente extintor de 3M no afecta a la capa de ozono porque solamente permanece en la atmósfera cinco días y tiene un GWP inferior a uno. 

Tampoco es conductivo ni corrosivo y se evapora rápidamente, por lo que resulta ideal a la hora de proteger entornos críticos. Las aplicaciones incluyen centros de datos y salas de control, telecomunicaciones y equipamiento tecnológico, vehículos, aviones y embarcaciones, sanidad, petroquímica, museos y bibliotecas y cualquier instalación donde no se pueda utilizar agua nebulizada.

Este agente extintor es líquido a temperatura ambiente, pero se descarga en estado gaseoso, sin dejar residuos ni dañar o ensuciar las superficies con las que entra en contacto. Al ser una solución dieléctrica tampoco afecta a componentes ni a equipos de la industria electrónica, como baterías y conexiones eléctricas. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada